¿Cómo vestirse de invitada para una boda?

¿Habéis recibido una invitación de boda, y os falta inspiración a la hora de vestiros? Por principio y por respeto a la novia, el blanco, en todos sus matices, es un color que no se debe llevar cuando se va de invitada a una boda. Tal y como dice la costumbre, la novia es la única que debe llevar el blanco.

Una gran paleta de colores

Además, existe una multitud de colores que pueden ser también muy seductores para vestirse con elegancia el día de una boda. Lo mismo ocurre con el negro, que a pesar de estar cada vez más admitido por su elegancia, y porque ayuda a presentar una silueta mucho más estilizada, sigue siendo sinónimo de duelo. Para un mejor augurio para ese bonito día de los novios, lo mejor es no vestirse con un vestido negro.

El vestido corto o vestido largo

El vestido demasiado corto, o por el contrario el vestido de sirena también es algo que se debe evitar, incluso si no estás soltera, y que hay algún chico dentro de los invitados que os gusta. Un ejemplo claro lo tenemos en la famosa boda del Príncipe Guillermo con Kate Middleton, que el resultado fue que Pippa, la hermana de Kate, prácticamente consiguió robarle el protagonismo a su hermana.

Veamos algunos consejos básicos para evitar meter la pata a la hora de vestirse para una boda, como puede ser llevar un vestido sin espalda:

vestido-largo-sin-espalda

No al blanco, salvo indicaciones contrarias

A menos que haya una indicación explícita, se debe evitar absolutamente llevar el blanco y cualquiera de sus versiones, sea el marfil, el color crema o color hueso, a una boda tradicional. Este color se reserva para la novia, aunque se trata de una regla no escrita. Incluso en el caso de una boda menos tradicional, si se tienen dudas, conviene asegurarse preguntando directamente a los novios, o directamente abstenerse de llevarlo puesto. Este vestido, que hemos encontrado en Agiltienda, es perfecto para una boda de tarde-noche; es de corte largo con escote alto pero con espalda abierta y pequeños brillantes que le dan un toque muy elegante.

El negro se puede permitir, e incluso es un color tendencia

Muchas mujeres se preguntan si pueden llevar el color negro a una boda. Es verdad que hubo una época en la que era muy poco recomendable llevar este color, puesto que era más bien una tonalidad empleada en los funerales. Sin embargo la tendencia de hoy en día parece estar cambiando.

Ante todo se trata de armonizar el vestido negro para boda en función del enlace al que vamos a asistir. Un vestido largo negro puede ser muy elegante para una boda chic en un gran hotel, mientras que un vestido de cóctel negro es ideal para una boda urbana y de última tendencia.

Respetar el tema de la boda

Para escoger un vestido apropiado, es primordial tener en cuenta el tema general o el lugar donde se va a desarrollar y a celebrar la boda. Si conocéis bien a los novios, debéis confiar en su propio estilo personal, y esto debe ser un buen criterio a la hora de coger el vestido de invitada a la boda.

Comentarios